BLOG CREADO POR AMURA FRANQUELO PARA CONTINUAR CON LA MÁGICA HORA DE LOS DUENDES Y HADAS

miércoles, 18 de marzo de 2009

Recuerdos


Hoy no le había sonado el despertador, presurosa se levantó y casi sin tiempo se vistió y salió corriendo. Llego tardísimo, pensaba mientras se retocaba el pelo en el espejo del ascensor. Había dormido pocas horas, últimamente trasnochar era la única manera de evadirse de su soledad. Juan hacía pocos meses que la había dejado, desde entonces su vida transcurría entre la oficina y el bar de abajo. Allí solía quedar con algunas amigas que, como ella, se reunían para quejarse de los desgraciadas que eran sentimentalmente. Así, entre copas y cigarrillos pasaban las horas, los minutos, los segundos... sin que ninguna de ellas tuviera prisa por marcharse a casa y enfrentarse al duro trance de no entrontrar a nadie esperándolas.

Aquella noche Ana estaba especialmente cansada, ausente, reflexiva... todo lo que giraba a su alrededor era como si no existiera. Hasta que una voz la trajo de vuelta al mundo. Casi de un salto se volvió y revisó una a una las caras de aquellos que se aferraban a la barra del bar exprimiendo el último sorbo de su cerveza. Esa voz... pensaba ella, mientras seguía con el examen de los rostros allí reunidos. Hasta que, en un rincón apartado y casi sin luz, encontró al responsable de que el corazón le latiera tan deprisa que parecía salirsele del pecho y su respiración se acelerara tanto que casi no podía respirar. Está tan guapo y elegante como siempre. Como si de una película se tratara su vida pasó en un segundo por su mente, su cerebro reactivó infinidad de recuerdos de años ya pasados y añorados por ella.

No sabía que hacer, Nacho estaba a tan sólo 20 metros y ella no se atrevía ni a moverse de su sitió. Nacho había sido su gran amor, el hombre de su vida, pero por un fatal error del destino ella lo dejó pasar, no había pasado ni un día en su vida que no se hubiera acordado de él y ni un segundo en el que no se hubiera arrepentido de haber tomado aquella decisión.

¿Cómo mirarlo a la cara después de todo lo que había pasado, del daño que le hizo? Así que tomó aire, respiró profundamente y bebió el último trago de su cerveza, se acercó a la barra pagó y se alejó lentamente dejando derramar sus lágrimas por la mejilla.

Nunca más volvió a aquel sitio.

viernes, 13 de marzo de 2009

Los Cambios


Estas últimas semanas han sido de locura, laboralmente hablando. Una etapa se cierra y otra se me abre, ¿alguien tiene la fórmula mágica para ver si lo que el futuro te depara es lo que verdaderamente esperas? ¿Cómo se sabe que la decisión que se va a tomar es la acertada? Siempre queda el consuelo de que si no lo pruebas nunca se sabrá si mereció la pena.

Odio los cambios, eso creo que me convierte en una persona perezosa, y puede que así sea. Me da miedo tomar la decisión equivocada, así como empezar de cero. Nunca he sido amiga de lo no planificado, de lo imprevisto... lo cual hace que se me haga mucho más difícil tomar una decisión que puede cambiarlo todo.

Tengo la oportunidad de cambiar de trabajo. Por un lado tengo que probar, si no lo hago siempre quedará la duda de no haberlo hecho, pero por otro lado no me apetece empezar de nuevo cuando ya tienes más o menos asentada tu vida laboral. y que se ha ido al traste sin que tú tengas culpa de nada.

¿Qué se supone que es hacer lo correcto?

Dicen que los cambios siempre son buenos, ¿verdad? Mientras tanto seguiré con esta angustia que últimamente se ha asentado en mi estómago y no me deja vivir.

¿Porqué no podrían ser las cosas mucho más sencillas?, y al nacer, que todos trajéramos una bolita de cristal en la que viéramos lo que nos depara el futuro en un momento dado. Así sería todo mucho más fácil. Pensándolo bien lo de la bolita es una estupidez ya que nos perderíamos el misterio de no saber que te puede pasar en cada momento y la vida sería un devenir monótono y aburrido, aunque quizás para determinados momentos vendría bien, ¿verdad?

A ver que pasa. Saludos, Amura.

martes, 10 de marzo de 2009

sueños

Una vez tuve un sueño. Salía de casa temprano como cada día, cogí el autobús que cada mañana me conducía al lugar infernal en el que agotaba ocho horas de mi día. Mi trabajo siempre ha sido una lucha constante ante las injusticias que allí se cometían. Soy publicista, me encanta mi trabajo, pero las condiciones en las que trabajabamos eran insoportables, por lo que mi vida se basaba en esperar que el reloj marcara el fin de la jornada laboral, un final dulce que yo esperaba cada con la mayor ilusión. Al marcar el reloj las 7 y media de la tarde mi vida empezaba. Me levantaba del asiento, tomaba aire y con paso firme y decidido salía a la calle. Era otoño y el olor a chimenea, las primeras lluvias del año...hacían de mi ciudad un reino. Paseaba. En mi deambular por las callles bulliciosas de la ciudad todo me parecía nuevo, como si fuera la primera vez que visitaba ese lugar. Siempre descubría rincones, olores, gentes... y todo ello me sorprendía. Mi capacidad para disfrutar de los pequeños detalles se multiplicaba hasta límites que ni yo misma sospechaba. Me sentía como una niña con zapatos nuevos. El ciclo se repetía cada día y bajo ninguna circunstancia permitía que nadie estropeara el momento.

Aquel día fue diferente al salir del trabajo y encaminarme a mi pasear diario noté que algo diferente se podía palpar en el ambiente, había llegado la Navidad. Así que miré con sorpresa al cielo y me di cuenta que miles de graciosas bombillitas adornaban las calles de una alborotada ciudad. Una bandada de niños con panderetas y cantando villancicos se acercaban a la gente y pegándole estrellitas de “Navidad Misionera” deseaban Feliz Navidad a los viandantes. No paraba de repetir en mi cabeza que había llegado la Navidad. El corazón me golpeó más fuerte si aún podía y frente a la puerta del trabajo estaba él, que, como el turrón "El Almendro", “volvía a casa por Navidad”. Levantó los ojos tímidamente y esbozó una sonrisa. Él la tomó del brazo y como si el tiempo no hubiera pasado, pasearon.

lunes, 9 de marzo de 2009

4 meses

Hace ya 4 meses que pusiste "patas arriba" nuestra vida. El 8 de noviembre a las 2 y media de la tarde entre llantos una personita diminuta vio la luz por primera vez. Fue uno de los momentos más increibles que un ser humano puede vivir. Pasaron los días y muy atrás quedaron las noches en vela, los llantos inexplicables y los paseos por el pasillo para aliviar tu barriguita... Poco a poco te vas convirtiéndo en una bichito adorable que ha robado del corazón de todos los que te rodean. Cada mañana me acerco a tu cunita para contemplar esa carita inocente que cuando duerme parece un angelito que viene del cielo y llena nuestra vida de luz y felicidad, poco a poco vas abriendo los ojitos y me regalas esa sonrisa que detiene al mundo. Me podría pasar la vida viéndote como sonries, balbuceas, juegas... Cada mañana cuando tengo que dejarte para ir a trabajar se me parte el alma, no imaginas lo duro que se me hace tener que dejarte y no poder estar contigo. Cada segundo que pasa te echo de menos, tanto que a veces me dan ganas de dejarlo todo y salir corriendo a abrazarte, a achucharte, a comerte a besos.

Nos desviviremos para que seas el niño más feliz del mundo, que siempre te sientas querido, amado, comprendido y que jamás pierdas esa sonrisa. Te queremos mucho, tu papi y tu mami.


!!!!MUCHAS FELICIDADES!!!!

viernes, 6 de marzo de 2009

fuerza

Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los dias se convierten en años......
Pero lo importante no cambia, tú fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafio.
Mientras estés vivo, siéntete vivo.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas.....
Sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
Pero nunca,nunca te detengas.

no te detengas

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...

me presento

Nunca se me había planteado la idea de crear un blog en el que expresar todo aquello que pasa por mi cabeza, pero hace poco tiempo buceando por los entresijos de la red descubrí este mundo y lo gratificante de poder compartir visiones, ideas, pensamientos con el resto de la humanidad y sentirte tan cerca de millones de personas, en definitiva, lo que nos unen son los sentimientos, un cúmulo de experiencias que se derraman en forma de letras, palabras y frases que se van encadenando hasta convertirse en el más maravilloso de los cuentos que jamás hayamos podido contar a nuestros hijos.

Necesito escribir, enseñar, aprender... y espero que todos me ayudéis en este viaje que hoy inicio.